Uno de cada tres estudiantes no llega a terminar la carrera que comienza y en algunas universidades la cifra aumenta según la promoción. Con estas perspectivas, deberíamos pararnos a pensar en por qué pasa esto y que podemos hacer para evitar que las personas no nos equivoquemos a la hora de elegir que queremos estudiar. La falta de motivación y expectativas truncadas suelen ser detonantes para que dejemos la formación que estamos cursando y nos decantemos por irnos hacia otro camino.

A continuación os indicamos algunos de los errores más comunes y cómo podemos evitarlos a fin de no equivocarnos en nuestras elecciones.

hombre-frustrado

  1. El hecho de “ Estudiar por estudiar”

Algunas personas tenemos ciertos prejuicios a la hora de elegir estudiar alguna carrera o formación, eso muchas veces genera desmotivación ya que el estudiar por el hecho de estudiar o porque es lo correcto no debe ser nuestra causa propia y personal para conseguir sacarnos una titulación.

Es preciso recordar que el estudio es algo que nos aporta gran aprendizaje pero no es una obligación para nadie. Si no te entusiasma la idea siempre hay otras alternativas para aprender y seguir ampliando tu carrera. El estudio ha de estar motivado por la mente y nuestras ganas de saber más acerca de algo que nos apasione y en lo que nos gustaría trabajar.

  1. Tomar decisiones sin estar bien informados

Antes de tomar cualquier decisión, la información que rodea todas las alternativas antes de decidir es esencial para acertar con la opción elegida. Muchas veces cuando pensamos en lo que queremos estudiar nos dejamos llevar por otros motivos como salidas laborales, consejos de las personas que nos rodean u otras causas que nos hacen errar. Lo mejor es pararnos a reflexionar sobre lo que queremos ser y conseguir en nuestra vida y a través de esta reflexión, dejarnos llevar por aquello que realmente nos apasiona. No debemos guiarnos por prejuicios e ideas que nada tienen que ver con la realidad, mirar hacia nosotros mismos y tomar nuestras propias decisiones, es la forma más segura de tener éxito en nuestras elecciones.

  1. Tomar decisiones bajo presión y no analizar todas las alternativas

Una decisión tan importante como nuestro futuro, necesita de tiempo para pensar y comparar todas las opciones posibles.Dedícale tiempo e investigación. Hay que valorar todas las posibilidades para que nuestra elección, otras alternativas y hacer una lista con las ventajas y desventajas de estudiar una cosa u otra. El tiempo es valor y para no tomar riesgos innecesarios nos tenemos que tomar la situación de manera relajada y sin prisas.

  1. Elegir según la salida profesional

Es complicado saber qué formación nos va a ser más rentable en un futuro. Los mercados cambian constantemente y gracias a los avances, la innovación en el sistema laboral es tan cierta y real como la globalización. En ocasiones, nos decidimos por una opción por comodidad o confianza en que con esa carrera de estudios no nos va a faltar trabajo. Lo cierto es que tomar la decisión en base a la salida profesional es un error, ya que nos olvidamos de lo más importante, nuestra motivación, dejamos de lado aquello que siempre hemos querido hacer y nos guiamos por lo que creemos que nos va a aportar mayor estabilidad en un futuro. Elegir un camino no es nada fácil ya que nuestro futuro irá ligado a todas nuestras decisiones, no cometas el error de apostar a lo que aparentemente parece una apuesta segura, nunca se sabe.

  1. Influencias del entorno

Es bueno escuchar los consejos de la gente a la que queremos, está claro que son personas que nos importan y nosotros a ellos pero no son los que deben tomar las decisiones de nuestra vida y del futuro que tenemos por delante. Escuchar es una virtud pero hay que dejar claro quien toma las decisiones, nadie mejor que tu va a saber que es lo mejor para ti. Confía en tu instinto, en tu corazón, él siempre sabe lo que realmente quieres y te guiará hacia ello.

004

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?