7 RASGOS QUE DEFINEN A UN BUEN PROFESIONAL

La selección de personal es el punto de partida de las empresas que triunfan. La importancia de contar con un buen equipo va a determinar las acciones de una empresa, si los Recursos Humanos fallan en la adecuada selección de perfiles profesionales y bien preparados para el puesto, todo se complica. Empresas como Apple, Amazon, Facebook, McDonalds, Coca-Cola, entre otras muchas más exitosas, las conforman equipos humanos de gran calidad.

Las empresas no es más que la unión de talentos y buenos profesionales que se unifican con una misión en común y trabajan a diario por esos objetivos. Las personas son las que hacen que las cosas se cumplan, su profesionalidad, su calidad humana y talento. Por ello, es muy importante que resaltes aquellos rasgos que te hacen ser un fantástico profesional en tu área, nadie mejor que tú para ese puesto.

vision_empresa_0

 

Los tiempos van cambiando y las exigencias de una empresa también, os dejamos a continuación 7 rasgos que definen cuando una persona es un buen profesional.

  1. Optimismo. Hay personas que irradian energía vaya donde vayan. Trabajadores que siempre miran las cosas desde el lado positivo. Hay una frase que dice «A los optimistas se les debería pagar más. Producen una cadena de consecuencias que aumentan sensiblemente el rendimiento de la organización» Ellos son los que sacan adelante muchos de los problemas de una empresa, aquello con visión y actitud positiva.
  2. Capacidad de trabajar en equipo. Los que saben que solos no se llega todo lo lejos que se puede llegar, saben de lo que hablan. Un lobo solitario en el trabajo podrá avanzar pero a pasos de hormiga y sus probabilidades de éxito son más limitadas. En entornos complejos, más aún. Tus talentos junto a los de otras personas dan el resultado de un proceso fascinante de interrelación con las capacidades de otros que hará que te sientas más motivado, acompañado y respaldado por compañeros que persiguen lo mismo o que tienen un fin común. Michael Jordan dijo “ El talento gana el partido pero el trabajo en equipo y la inteligencia ganan campeonatos”
  3. Compromiso. En una moneda, una de las caras es la excelencia, y en la otra está el compromiso. Sin compromiso no hay excelencia. Cuando encuentras algo que realmente te apasiona, tu nivel de implicación y compromiso será mayor. Tienes que comprometerte con algo, con lo que quieras, pero comprométete. Estamos en un mundo cada vez más competitivo por lo que se necesitan trabajadores que se comprometan y aporten seguridad a la empresa.122578143
  4. Flexibilidad. Como dijimos antes, los entornos sociolaborales, culturales y tecnológicos no paran de moverse, de evolucionar. Una persona que tenga una actitud cerrada ante el cambio no evoluciona. Por ello, la capacidad de moverse en entornos de forma rápida y eficaz aportan un gran valor a las empresas. Habilidad de buscar y aprender de forma ágil y continua.
  5. Resistencia. Las emociones nos suelen jugar malas pasadas ante situaciones de estrés, ansiedad laboral o cuando nos sometemos a mucha presión en nuestras actividades. Una persona fuerte mentalmente y emocionalmente es un tesoro para una empresa. Más aun cuando se está empezando. Habrá momentos de fracaso y derrota, donde tengamos ganas de tirar la toalla pero nuestra fuerza y resistencia mental serán los aliados para que podamos resurgir de momentos de crisis y mostremos una capacidad resolutiva ante cualquier problema.
  6. Multidisciplinariedad. Esta cualidad no es “saber de todo”. Cada persona tiene sus fortalezas pero en ese ímpetu de saber siempre más está una de las virtudes más innatas del ser humano: la curiosidad. Un trabajador incansable, aprenderá de cada experiencia, de cada información que reciba. Hay que tener una mirada transversal, global e integral de la realidad. Todo da información, datos, ideas, los libros que lees, los viajes que haces, las personas que conoces, las películas que ves, los paisajes que contemplas…Es la clave del saber.
  7. Visión de futuro. La intuición es algo muy importante para anticiparse a la competencia. Tener un buen olfato para visionar el futuro y las posibilidades que se ofrecen no es una virtud que la posea todo el mundo. Los grandes líderes han sido y son grandes visionarios, han sabido leer entre líneas lo que el mercado estaba demandando y eso te da una increíble habilidad para ir un paso por delante del resto del mundo.

innovador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *